Destras de algo tan inocente, siempre hay una historia por contar

18 ene. 2010

¡Felices vacaciones!

:))
Bueno me voy d vacaciones y dudo tener internet alla :((
Asi ue si puedo escribo...
Espero que en mi ausencia arta gente lea mi blog y comenten :)
Vuelvo a princiopio de febrero :)
Nos vemos y disfruten de las vacaciones :DDD

¿Quien eres?

POV Jacob

Seth paso corriendo delante de mí con varios troncos grandes de madera sobre los hombros.
- ¡A que no me alcanzan!- canturreo Seth. Hoy según Sam no teníamos trabajo, así que estábamos libres. La gran idea de Seth Clearwater fue hacer una fogata.
- ¡A que sí! – Quil salto por encima de la espalda de Seth tirándolo al piso.
-Que son inmaduros…- Paul estaba de mal humor… como siempre.
Íbamos atrás de los demás, que ya estaban armando la fogata.
-¡Apúrense! – Leah estaba extraña… estaba… ¿Sonriendo?
-¿A ver? ¿Qué mosco te pico?- dije entre risas.
-Jajaja, no tengo nada Jack.
¿Jack? Nunca me llamaba Jack…
Estoy seguro que mi cara estuvo arto graciosa, por que la mayoría comenzaron a reír.
- Oye Jack, despabílate ¿Si?- Embry me dio un empujoncito por detrás.
- Ya, ya, ya… puedo caminar solo…
- ¡Entonces camina! – Me lanzó Sam que estaba más adelante - ¡No tengo toda la noche!
- A no, si no…-susurre por lo bajinis.
Últimamente Sam nos estaba mandando a patrullar muy seguido. ¿Y para qué? Si los Cullen se fueron hace algunos años y no hay vampiros a la vista. Bueno, Sam sintió un efluvio parecido al de un vampiro días atrás. ¡Pero ni siquiera sabe si es un vampiro o no!
Ya había perdido toda esperanza de que los Cullen volvieran a Forks. ¿Los Cullen? Nada que ver. ¡Que Nessie volviera a la Push! Con migo. Pero ni los Cullen saben su paradero. Bueno, lo saben, estoy casi seguro de ello, pero si estoy seguro de que ni ellos se pueden acercar a Nessie…y todo por los Vulturis.
¡Malditas Sanguijuelas! ¡Son unos parásitos chupasangre!
-¿En que estas pensando?- me susurró Embry. Se notó que estaba preocupado, mi cara debió estar del susto.
-En… olvídalo, ya no importa
El rostro de Embry cambió automáticamente a pena y compasión.
Desde que se llevaron a Nessie todos mis hermanos han tenido un momento de compasión con migo. Si, todos, hasta Leah. ¡Que asco! Es doloroso perder a alguien, pero no lo sufran con migo.
Lo miré con cara de pocos amigos.
- Hermano no pienses en eso ahora…
- Em, no quiero un sermón de lo que debo o no pensar ¿ok? Así que por tu propio bien no me molestes ahora.
Em me conocía mejor que yo mismo. El sabía que no era una amenaza, era más bien una advertencia de amigos… para no pelear.
Ya, ok, si se… no suena muy creíble, pero el me entiende y se lo agradezco.
Seguimos caminando al mismo ritmo hasta alcanzar el bosque. Todos estaban extrañamente alegres. Me sentí un poco fuera de lugar al no poder compartir la misma felicidad. Pero un golpe sordo me detuvo.
Mire hacia atrás. No había nada.
-¿Escuchaste eso?
- Debió de ser un ciervo, cálmate un poco Jack. Estas peor que Paul- se rió.
-¡Oigan, será mejor que muevan sus traseros hasta la fogata si no quieren que los patee hasta aquí!- amenazo Paul.
-¡Hey! Jack.
Me giré y Embry me hacia gestos para que avanzara. El ya se había adelantado un poco.
Eché una rápida ojeada a los arbustos y seguí mi camino.
Llegamos y la fogata estaba echa.
- ¡Ustedes la apagan!- dijo Jared.
- Ok…- dije distraídamente.
- En verdad, estas mal…
Tenían razón, pero algo me preocupaba…
Sentía que alguien me observaba. Me quede mirando el camino por el que llegamos.
- ¡Vamos Jack! ¡Atrápala!- grito Seth, que tiró una salchicha. Esta me llegó en la cabeza.
-¡Te voy a matar!- me lancé contra Seth.
- ¡Sal de encima!- Seth estaba muerto de la risa.
- Ya niñitas déjense de peleas.- dijo Sam.
-Paz, Jack, Paz- río Seth. Me paré y le extendí la mano. En eso escucho unas ramas crujiendo entre los arbustos.
Alguien estaba ahí y no quería mostrarse. Sin darme cuenta le solté la mano a Seth y este calló al piso.
-¡Hey! Gracias Jacob-
Mientras todos reían yo me acerque al lugar de donde provenían los ruidos.
Otro ruido.
Nadie pareció darse cuenta, pero yo ya estaba corriendo las ramas para ver quien estaba detrás.
Una chica muy… muy… linda.
Pelo castaño ondulado y unos ojos chocolate que solo he visto una vez en…
No lo podía creer. ¡Nessie!
Mi casa se iluminó.
-¡Ness!- casi grite de alegría.
Pero la chica pareció confusa… y asustada.
¿En verdad me había olvidado?
-Y-y-yo…- tartamudeó torpemente. Se veía tan linda… tan Nessie…mi Nessie… ¿Asustada? ¿De mi?
Mi corazón dio un vuelco.
Antes de darme cuenta varios de mis amigos estaba detrás de mí. Observando a la inesperada invitada.
Algunos confusos, otros felices y uno que otros enojados.
Automáticamente me agache para cogerla en brazos pero me frene en seco. Si no me reconocía era probable que se asustara, lo mejor era extenderle la mano.
Así lo hice.
-No te preocupes- le sonreí- No mordemos.
Ella pareció captar mi chiste y topo tímidamente mi mano.
- Perdón si te asuste Nessie…-
-Espera…- parecía enojada- Mi nombre no es… Nessie- una enorme pena me recorrió el cuerpo- Soy Nicole… acabo mudarme…
- Mucho gusto- dijo Sam y se lo pensó dos veces- Nicole- ni Sam se lo podía creer- Soy Sam Uley.
- En verdad… lamento mucho esto… mejor me voy.
- ¡Espera!- dije.
Ella se dio vuelta.
- Soy Jack, Jacob Black- le sonreí.
Su respiración se entre corto. Me sonreí a mi mismo.
Embry se dio cuenta de lo que quería. Darle confianza.
- Soy Embry Call, el es Paul y el, Jared.- todos sonrieron, excepto Paul que estaba a punto de explotar de rabia.
Le lance una mirada de aviso a Sam. Quien se acerco a Paul para calmarlo.
- ¡Hola!- grito Quil. Nicole pego un brinco.- ¡Soy Quil! Ella es Claire- dijo orgulloso.
- Hola- sonrío Nessie, digo Nicole.
- Yo soy Emily- Sam la abrazó-
Todos me estaban ayudando… pero todavía no entendía que estaba pasando…
- Así que tu eres la nueva- sonrió Seth.- Seth- le extendió la mano.
- Bonita casa- dijo Jared intentando que se relajara…
- Agradezco que… sean tan… amables pero tengo que irme…
-Pe…- Quil me detuvo mientras ella salía corriendo por el mismo camino por el que llegamos…
-Creo que hay que pedirle una explicación a alguien…- dijo Quil pasándome su celular.
Lo tome y marque…
- ¿Si?
-¡¿Me quieres decir que mierda esta pasando aquí?!
-------------------------------------------------------
beuno :)) espero les guste el cap y q dejen su comentari :)

10 ene. 2010

Bienvenido a la Push

Húmedo. Verde. Tranquilo.
¿Qué hacen los chicos de Forks en vacaciones? ¿Estudiar?
Ya sabía que la población de Forks era poca, pero… ¿Tanto?
Vi una cafetería. Estaba repleta de gente. Tal vez era la única en Forks. Tal vez La Push, siendo una playa, tenga más gente… y más … mejor dicho algo de diversión.

No era el mejor clima para pasar todo el día en el mar, pero era caluroso. Al salir del auto un aire salado golpeo mi rostro. La playa era realmente… hermosa. Había gente en la playa, así que ¿Podría conocerlos?
Para ser más franca, solo había unos cuantos chicos. ¿¡Solo Chicos!? Me auto reprimí. Parecían jóvenes, pero ese cuerpo no puede ser un simple “chico”.
-Nicole, ven, mira nuestra casa.- me llamó mi papá.
Me giré. Un gran jardín se encontraba en frente. Y la casa era enorme pero simple. Como todas las casas de La Push.
Entramo las cosas y me dispuse a ver nuestra casa temporal. No es que no le crea a papá todo eso de que nos quedaremos mas tiempo (ya me lo ha dicho otras veces) pero prefería no hacerme ilusiones.
Era muy hogareña, de madera y acogedora. Ya estaba amueblada.
Corrí hacia mi cuarto, luego tendría tiempo de ver la casa.
Subí por las largas escaleras y me topé con una puerta de madera. Adentro estaba mi cuarto. Estaba todo listo, como de costumbre. Todo exactamente igual. Ahora no había nada nuevo, siempre iba a ser mi cuarto.
Me tire en mi cama algo decepcionada de La Push.
“¡Por favor! No llevas ni quince minutos y ya te decepcionaste. Dale tiempo, te gustará”
No importaba, solo tenia que esperar, era cuestión de tiempo antes de volver a mudarnos.
Cerré mis ojos esperando a que el sueño me consumiera…

Cuando desperté ya había anochecido.
Me di cuenta de que alguien me había cubierto con una manta, seguramente papá. Me costó levantarme, pero el estomago me pedía a gritos algo para comer. Cuando llegue a la puerta vi un papel colgado de la manilla:

“Voy a salir de compras, falta comida. Llegare como a las 11pm.
Deje a Benja durmiendo.
Cuídense y los amo.
Papá”



Me arrastre hasta la cocina. El tenía razón, nada de nada. Todo estaba vacío. Mi estomago gruñó en señal de queja. Mire el reloj que colgaba en la pared de la cocina, 09:08 PM.
¿¡Que!? No podía aguantar tanto. Me iba morir de hambre, una señal de despreocupan de mi papá. Tampoco había dinero en la cartera de emergencia.
Nota para mí: matar a mi papá cuando regresará.
Mi hermano había quedado frito sobre el sofá mientra veía TV.
Solo quedaba esperar hasta que llegara “Don Organizado”.
Cuando estuve en mi cuarto, cerré la puerta y me acosté en mi cama.
Todo era tan calmado que podría dormir otras cuantas horas más.
Por mi ventana se filtraba el viento que estaba impregnado de sal de mar y algunos olores a flores. Tampoco había ruido, ya que estaba prohibido conducir a más de 40 en esa zona. ¡Que suplicio!
Pero la paz no me duro mucho. Escuche muchas risotadas cerca de la casa.
Me asome por la ventana y estaban más cerca de lo que creí. A decir verdad no teníamos patio trasero. El bosque se abría detrás de la casa y era exactamente ahí donde vi a los mismos fortachones de la playa, que caminaban haciéndose bromas entre si mientras se adentraban en el bosque.
Me dieron unas ganas tremendas de ir donde ellos. ¿Pero dejar solo al Benja? Bueno este era un lugar seguro, así que no me preocupe. ¿Pero ellos serán buena gente? ¿Y si me hacen daño?
Cobarde
Una vocecita me retumbo en la cabeza.
Será divertido.
No sabía por que, pero algo me decía que tenía que ir.
No lo pensé dos veces y me enfunde mis vaqueros y unas zapatillas. De un segundo a otro ya estaba pasando un pie por la ventana para saltar… ¡Desde el segundo piso!
-Mierda… - no me moví.
Mire a mí alrededor. Si podía bajar por la ventana, estaba la enredadera en la pared a mi derecha. Así que cambié de pierna y con todas mis fuerzas me aferré a la enredadera e intente bajar.
¿Por qué no te lo piensas dos veces?
Se le podría llamar intuición o simplemente estaba completamente loca, pero algo me decía que tenía que ir.
Pero no soy tan fuerte como para aguantar mi peso y caí al pasto.
Todo mi cuerpo retumbo por el impacto.
Ok, ya estaba claro, eso era locura en todas sus palabras.
¡Esto dejará moretón!
Intente reprimir un gemido de dolor.
Me limpie el pasto y seguí caminando, siguiendo los pasos de lo “gigantones”.
Me adentre en el bosque y para mi suerte, o eso creía yo, escuche sus risas. Parecían relajas y felices. No como si estuviesen borrachos o drogados, sino que en verdad se estaban divirtiendo…


-----------------------------------------------------------------------
Espero q alguien este leyendo mi blog ajajaja :)) bueno y si alguien lo lee... en el prox cap todo parte jejeje espero q no sea tan latero leerlo :))
mil bss a cualqiera q lea este post :D

2 - "Que Disparate"

Yo me alejaba cada vez más, pues me dirijia a mi nuevo hogar... Forks.
Siempre los iba a recordar, pero lo mas probable era que jamas los volveria a ver.
Y ahora, para mejorar las cosas, ibamos al lugar más alejado del mundo. Estaria encerrada en la casa casi todo el día.
-Miren ... - dijo mi hermano mientras no acercabamos a un campo - ¡Caballitos!
O bueno, no es que el fuera chico, para nada. Ya tenia nueve años. Pero era algo inmaduro y jugueton. Lo amo, pero puede molestar mucho.
-¡Bajemos! -comenzo a gritar- ¡!Quiero ver a los CABALLITOS¡! -comenzo a patear mi silla.
-¡Para! -me volte. Se quedo quieto, nunca le gritaba.- Benja, hay caballitos alla en ... - mire a papá con la duda en mi rostro.
-Forks - respondió algo frustado.
-¡Forks! -repeti con falsa alegria, muy poco creible.
-Pe-Pero ... - iba a empezar a llorar, hay no.
-Por favor, entiende que no podemos parar todavia ¿ok?- ¿Y luego? Si no hay nada en Forks ¿Tendria ue ser yo el caballito? -Hay que ser pasientes.
Le sonrei y el siguió mirando por la ventana.
Mi papá me sonrió con orgullo, segun me parecia cada vez más a mi mamá.
-Lo haces bien cariño- me acaricio el hombro -Pronto llegaremos, lo prometo.
Eso era algo molesto de mudarse, el tiempo que estamos en el auto. ¿Como entretienes a un niñito chico ... sin volverte loca? Cosa dificil con mi hermanito, pero he sobrevivido hasta ahora.

Las horas pasaban, ni rastro de ... de... ¡Forks!
En la mitad de una cancion mi ipod ser ueda sin bateria. Genial.
¿Que hago ahora? Comenzé a mirar que interezante puede aber en el auto.
Vi el libro que regalo papá en la mañana.
El Indigena de Washington
Lo mire extrañada.
-Se supone que donde vamos a vivir es un lugar de Indigenas- susurro, milagro mi hermano se quedo dormido.
-¿Hay indigenas en Forks? - ¿ahora ibamos a vivir en un bosque?
-No vamos exactamente a Forks, pero al lado. Podras encontrar trabajo en Forks e ir al colegio ahi si quieres, pero viviremos en La Push.- se notaba que estaba preocupado, esperaba mi reaccion.
-¿La Push?
-Es una reserva o playa. Y al parecer, ahora podremos quedarnos artoo tiempo.- ahora si, sonrio de verdad.
Mi papá trabajaba en Vendedor, eso nos mantenia mudandonos tan seguido.
-Porque si tengo que trabajar, será cerca y no por mas de dos días. Asi que tu te podrias quedar en casa.- al parecer no habia planeado contarme hasta llegar alla.
-¿En verdad?- mi voz subio unas cuantas octabas.
Se puso el dedo sobre los labio y luego señalo a mi hermano dormido.
Lo único que pude hacer fue dedicarle una verdadera sonrisa de alegria.
Mi papá se concentro en el camino y yo abri el libro, algo más entuciasmada de lo normal. ¿Quien se alegra de estudiar en vacaciones? Si, estoy en mitad de mis vacaciones. Por lo menos viviría al lado de un playa. La Push.
Me salté todos los indigenas hasta llegar a unos que, supuestamente, se encontraban en las cercanias de Forks.
Quileutes
Fuertes, altos, fornidos y musculosos. Bueno hasta ese punto me estaban gustando los Quileutes.
Segui pasando página tras página. Me tope con las leyendas. Habian un monton.
Hombres lobo
Los Frios
Imprimaciones
Que disparate.
Comencé a pensar que mi papá había sacado este libro de la seccion de Frantasia.
Cerre el libro, si habia algo en la Push, cosa que dude mucho, lo descubria alla.
Y ya faltaba poco, estamabos entrando a Forks.

9 ene. 2010

1 - La despedida

A todas nos gustan las cosas nuevas, ropa, accesorios, algunos libros o cosas por el estilo. Pero, si todo, me refiero a todo, siempre estubise cambiando ¿Aun asi les gustaría?
Siempre me dicen "¡Aprovechado! Es una gran oportunidad de conocer gente y otros lugares" o "Aprenderas muchas más". Si mudarse te hace mas inteligente, pues soy una sabionda. Tengo solo 17 años y ¡Ni novio oficial he tenido por más de un mes! Bueno todavia tengo 16, pero falta poco. Tampoco mis dulces 16 pude celebrar ¿Porque? Adivinen, estaba viajando, mudandome y cambiando todo ... otra vez.
Se podría decir que conozco casi todo un continente. Todavía no le veo el lado positivo, pero tiene que haber algo o ¿no?

Ya me lo esperaba, solo siete meses. De nuevo a empacar. Me he quedado más tiempo en otros lugares, tampoco me gusta mucho Nashville. Pero ¡!WOW¡! ¡Siete meses es mucho!
O por lo menos arto para lo normal. Hubieron veces en que ni desempacar pudimos.
-¿Ya es hora?- le pregunte a mi papa mientras lo vi acercarse con las típica sonrisa de mi papá, la que siempre intentaba decir "Por favor, ¡Por favor! no me mates"
-Papá, relájate ¿ok?- lo abracé, se volvía una rutina.
-¿No te importa mudarte ... - se lo pensó- otra vez?
-No, claro que, no- una mentira.
-¿No te importa despedirte de tus amigos?
-No hice tan buenos amigos- otra mentira, casi casi.
-Bueno, te compre esto...- saco un libro de historia Indígena de los EEUU - para que no te aburras en el camino- me sonrió con un sinceridad ue daban ganas de soltarlo todo.
- Me encanta papá ...- dije, para luego susurrar - siemplemente, me encanta- dije con sierto sarcasmos mientras entornaba los ojos. Para mi desgracia pareció darse cuenta por que luego dijo:
-¡No te gusto!- algo le cruzo el rostro, ¿Tristesa? ¿Decepción?
- ¡No, no ,no! Me encanto papá, en serio -otra mentira ¡BINGO! Me gane la lotería.
Me sentía tan cínica. Pero odiaba verle sufrir, no era su culpa todo esto, el mudarnos. Tampoco era culpable de ser el típico padre soltero que no conoce los gustos de su hija. Eso me daba risa. Pero luego, siempre pensaba en mi madre. Ya iban años de su muerte, cancer. Eso desbasto a mi papá, pero por sus dos hijos, salio adelante. Todas las mañanas se levanta, a pesar del dolor y sonríe, por que sabe que siempre hay un mañana y que estaremos ahí, para el.
Me dieron ganas de llorar...la extrañaba tanto.
De un segundo a otro, mi visión se volvió borrosa y supe que la cortina de lágrimas de derramarían en cualquier segundo. No podía dejar que mi papá me viera llorar.
-¡Ya! Mejor vámonos- dije caminando hacia el jardín donde las personas que alcansamos a conocer, y llamar amigos, estaban ahí para decir adiós.
Cinco personas estaban paradas ahí, debajo del pequeño techo que cubría la entrada principal. Lágrimas recorrían las mejillas de la mayoría y la tristeza estaba subrayada en los ojos de todos.En cuanto estuve a la vista de todos mis amigas corrieron a abrazarme.
A la izquierda, donde antes se encontraban mis mejores amigas, Pamela y Fran que seguían llorando a mares. Seguidas por el Vecino, el señor Thopson y su Señora. Su rostro era serio, serio para un hombre que hasta por que el perro ladra pero la pena llenaba sus ojos. Mientras que su Señora, no me acuerdo muy bien de su nombre (creo que era algo como Rosmary o Rosario), me pareció que estaba apunto de gritar. Ella cuidaba a mi hermanito cuando mi papá salía y yo no me encontraba en casa. Creo que se encariñaron mucho, porque mi hermano estaba aferrado a ella. Y por ultimo, la guapa e inteligente Constanza. Mi papá la quería mucho, hasta llegue a pensar que empezarian a salir juntos.
Pero como ven, los cambios no son tan buenos.
Un abrazo, una despedida corta y una que otra lágrima. Nunca me gusto decir adiós.
El auto iba a partir, yo miraba por la ventanilla del copiloto, como nos alejábamos.
-¡Escribe nos!- grito Pame
-¡Recuerda llamarnos cuando llegues!- continuo Fran.
Siguieron gritando, pero ya no podía entender que decían, estaban muy lejos.
Y yo me alejaba cada vez más, pues me dirijia a mi nuevo hogar... Forks.